LA LIBRETA MARRÓN

Comentarios (4)

Abr26

Salió de la facultad y encaminó sus pasos hacia los senderos del parque. Sus zapatos penetraron la espesura de las hojas pero esta vez no jugó con ellas elevándolas por el aire. Tampoco disfrutó del aroma macerado de la resaca de eucaliptos. No, esta vez, no pudo.

Esa mañana, después del altercado, había hecho un bollo la carta arrojándola al cesto. Horas después, sin que lo vieran, volvió para recogerla.

Todavía resonaba en sus oídos el final de la discusión.

Por un momento sintió que la sombra de los colosos de madera le quitaría el aire y apresurado salió de la espesura. Necesitaba un poco de luz, sol si fuera posible. Allí quedó: sentado en el borde de la fuente, sobre el mármol áspero, con las mejillas acaloradas y el papel ajado entre sus piernas.

Azorado, releyó el texto:

Querido Esteban:

Hace días encontré tu libreta marrón, esa que tanto buscabas, la de tus versos, la de tus sueños. Ahora me doy cuenta de su importancia. Pero no te aflijas, no pienso comprometerte. Nadie conocerá tus secretos.

Yo también quiero escapar de esta prisión de silencio y cobardía que me asfixia. No puedo más, necesito que lo sepas: Me enamoré de vos. Puede ser que así entiendas, de una vez por todas, mi actitud. Quería estar cerca tuyo, compartir mis cosas.

Perdóname por dejar esta carta en tu mochila, pero de alguna manera tenías que saberlo. Puede parecerte una locura, un disparate; pero no te preocupes, no pienso comprometerte. La libreta…

No quiso terminar de leer. Las palabras que restaban eran como puñaladas lentas y el recuerdo de la discusión lo atormentaba. Sobre todo ese: “Yo te quiero lo mismo” del final, que fue como si le ofrecieran la otra mejilla. Pero algo lo asfixiaba por dentro. Jamás olvidaría su contestación despiadada: “Salí de acá, maricón de mierda.”

Comentarios (4)

TARUGO dijo, octubre 8, 2008 @ 7:41 pm

Me gustó el mensaje del cuento. A cuantos les haría falta salir del placard. Una pregunta: ¿Dónde se pueden adquirir sus libros?

Celestino Pilatti dijo, enero 6, 2009 @ 7:06 pm

Buen cuento: corto, áspero y sutil.

JAIME dijo, enero 31, 2009 @ 5:05 pm

“La Libreta Marrón” es un cuento que todos los intolerantes deberían leer.

VALVERDE dijo, abril 13, 2009 @ 6:10 pm

Me gusta su forma de contar: sencilla con estilo muy personal. Además, todos sus cuentos, aún los mas duros, tienen un mensaje positivo.

Dejar un comentario