GENTE ÁSPERA

Comentarios (1)

Ene09

En la peluquería del Jockey Club, el doctor Olmos esperaba su turno.

– ¿Cómo anda, mi amigo?  –le preguntó el peluquero antes de que el prestigioso abogado se sentara en la butaca.

–Acá andamos… –contestó.

– ¿Qué se sabe de la calor?, doctor.

–Que es masculino…

El peluquero miró de reojo a los socios que esperaban e intentando disimular su error de género, apresurado continuó:

– ¿Cómo quiere que le corte, doctor?

–Callado…

A partir de allí el silencio en el salón fue sepulcral.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios (1)

Tito Balestrini dijo, mayo 20, 2014 @ 12:33 pm

Que bueno rescatar anécdotas de estos personajes de Córdoba. Aspero el doctor.

Dejar un comentario